Mejora las finanzas de tu empresa con tarjetas virtuales

Conoce las principales características de las tarjetas virtuales y todos los beneficios que tienen para tu empresa.

Mejora las finanzas de tu empresa con tarjetas virtuales

Cada vez hay más tarjetas online en el mercado chileno, y esto es porque las necesidades de las personas han ido cambiando, al igual que las de las empresas. Pero éstas últimas siguen usando, en su mayoría, las tarjetas de crédito plásticas ¿Por qué pasa esto? Probablemente porque no han encontrado una opción que resuelva sus necesidades o porque no conocen los beneficios de este tipo de tarjetas.

Pero en este post te explicaremos qué son las tarjetas virtuales, cómo funcionan, cuáles son sus beneficios, y lo más importante, te mostraremos que existe la opción perfecta para tu empresa.

¿Qué es una tarjeta virtual?

Es como una tarjeta de débito o crédito, pero mejorada y digital (el futuro es hoy). Suelen ser prepago, es decir, abonas una suma específica de dinero por adelantado, y lo bueno de esto es que no te generan deudas, ya que solo gastas lo que tienes disponible en la tarjeta.

Existen solo en el mundo online, pero tienen la misma información que una tarjeta bancaria física: número de tarjeta, fecha de vencimiento y código de seguridad. Pero entonces ¿por qué se crearon si son similares a las físicas? porque tienen un montón de facilidades que las tarjetas de plástico no, y además son más seguras.

Algunas tarjetas virtuales pueden ser de uso único para un nivel de seguridad mayor. Haces un gasto y luego la tarjeta queda inhabilitada. También están las tarjetas de uso frecuente, como las que usas para pagar tu suscripción mensual de Netflix. Puedes ocuparlas varias veces y seguirán estando activas, siempre y cuando tengas saldo disponible.

Con las tarjetas virtuales puedes pagar desde un notebook en Amazon hasta un anuncio en Facebook.

Beneficios de las tarjetas virtuales

Las tarjetas virtuales tienen muchos beneficios, tanto para personas naturales como para empresas pequeñas, medianas y grandes. Pero partiremos por los beneficios que nos sirven a todos:

  1. No debes estar preocupado de revisar si echaste la tarjeta a tu billetera o si se quedó en casa.
  2. Cuando debes pagar, en vez de sacar la tarjeta física y escribir uno por uno los datos, solo debes copiar y pegar la información de la tarjeta virtual.
  3. Si te quedaste sin saldo, solo debes abonar a tu tarjeta y la podrás seguir usando. No es necesario llamar al que te emitió la tarjeta para que aumente el cupo.
  4. Las tarjetas de un solo uso son muy seguras ya que caducan en el momento en que se realiza el pago.
  5. Las tarjetas de uso frecuente nos permiten hacer un seguimiento en tiempo real de las transacciones que se realizan. Por lo que son muy útiles para llevar un orden de nuestros gastos.

Beneficios de tarjetas virtuales para empresas

¿Deberían las empresas utilizar tarjetas virtuales? La respuesta es sí. Teniendo en cuenta los beneficios que mencionamos anteriormente, también existen ventajas directas para mejorar la gestión y organización de tu empresa.

Puedes llevar un registro de todos los movimientos de las tarjetas en un solo lugar, facilitando así el trabajo a tu contador a fin de mes (olvídate de estar horas y horas viendo a qué corresponde cada compra y quién la hizo).

Tampoco tendrás la necesidad de pedir la tarjeta a tu jefe cada vez que necesites hacer un pago, y esto es algo bastante común en las oficinas. Que los empleados tengan los datos en un post-it o guardados en un correo electrónico, y que todos se compartan la única tarjeta existente, no es para nada seguro.

Así te ves a fin de mes con la tarjeta de plástico

Con las tarjetas virtuales esto no pasa, porque se pueden dar diferentes accesos a cada trabajador o líderes de área para que sea más fácil pagar los gastos. O simplemente puedes crear una tarjeta virtual para cada trabajador con un límite mensual, semanal o diario, para que él mismo gestione sus gastos de manera rápida, fácil y segura.

También con ellas te ahorras el tiempo de estar buscando la tarjeta entre todas tus cosas o el hecho de que se pierda, porque las tarjetas virtuales siempre estarán a mano (ya sea en tu celular o notebook) y no se te pueden perder porque sólo están en el mundo online.

Otra ventaja de las tarjetas virtuales es que reducen el riesgo de fraude, ya que si los datos llegaran a ser pirateados, en sólo un clic puede cancelar la tarjeta y ésta dejará de funcionar. Y si llegara a pasar, no te dejará endeudado, porque sólo gastará lo que la tarjeta tiene permitido.

La tarjeta virtual pensada para empresas

Como mencionamos al inicio, sí existen tarjetas virtuales pensadas para empresas en Chile, y las puedes encontrar en Cardda.com. En menos de 10 minutos podrás estar creando todas las tarjetas virtuales que tu empresa necesita, y olvidarte de los problemas de las tarjetas plásticas para siempre.

¿Cómo funciona Cardda? Fácil y rápido. Primero debes registrarte aquí, y después:

  1. Abonar a tu cuenta en Cardda a través de una transferencia bancaria
  2. Crear las tarjetas que necesites
  3. Pagar tus servicios sin problemas

En Cardda no hay comisiones de apertura o mantención. Tampoco debes preocuparte de los cupos, ya que el límite de cada tarjeta está dado por lo que tu definas o el saldo que tengas disponible.

Puedes ver en tiempo real las transacciones que se realizan a cada tarjeta, y así llevar el control de tus gastos de manera organizada. Además, todo es 100% online, por lo que no tendrás que salir de tu casa para obtener las tarjetas.

Si te interesa, puedes revisar nuestro sitio web aquí, o si quieres nos puedes agendar una reunión aquí para que te entreguemos más detalles de nuestro funcionamiento y respondamos todas tus dudas.